miércoles. 17.08.2022

Los primeros años de vida de un niño con trastorno del espectro autista (TEA) son vitales para recibir una atención temprana que le facilite la vida, y también la de su familia.

Hasta los seis años, el cerebro es muy permeable y se puede trabajar en distintas áreas con muy buenos resultados, según explicó la presidenta del Patronato de la Fundación Canaria de Apoyo a los Trastornos del Neuro desarrollo, FUNTEAC, Fabiola Moreno, en una entrevista este lunes en el programa La Voz de Fuerteventura en Radio Insular. 

Sin embargo, son numerosos los padres y madres que “cierran los ojos ante los primeros síntomas del TEA” y están mermando las posibilidades de sus hijos de mejorar sus habilidades sociales.

Por este motivo, la entidad promoverá, en el mes de agosto previsiblemente, un taller que permita conocer cuáles son los primeros síntomas clave del TEA.

La charla estará dirigida a padres y madres y también a los pediatras que precisan formación específica para evitar que los primeros diagnósticos se realicen en el ámbito escolar, cuando el menor ha cumplido tres años, y se pierda un tiempo valioso.

En esta línea, FUNTEAC lucha en Fuerteventura por mejorar la Atención Temprana en el colectivo. “No se cumple la ley, no se puede permitir tantas listas de espera” lamentó, porque un diagnóstico temprano y una atención especializada son determinantes para el presente y el futuro de la persona con TEA.

FUNTEAC trabaja de forma paralela en la formación de profesionales de distintos ámbitos del ámbito socio sanitario para optimizar la atención al colectivo y desarrolla charlas como la que impartirá, este jueves 30 de junio a las 19:00h en el Centro Insular de Juventud.

Estará impartida por el coordinador de la Unidad de Atención Temprana de Fuerteventura y psicólogo especialista en psicología clínica, Juan Hernández García, bajo el título: `TEA: ¿condición médica, trastorno psicológico o rasgo de personalidad?.

El aprendizaje a través del juego resulta también vital para esta Fundación que organiza un campamento de verano, inclusivo, durante el mes de julio en el que los pequeños no solo se divertirán sino que, también, aprenderán herramientas para mejorar sus habilidades sociales.

Fabiola Moreno: “Muchos padres cierran los ojos ante los primeros síntomas del TEA”
Comentarios