domingo 1/8/21

Miguel Socorro: “El hacha de guerra sigue levantada hasta que los culpables paguen por todo el daño moral y económico causado”

Miguel Socorro y Gregorio Benítez
Miguel Socorro y Gregorio Benítez

El Comité de Afectados del Casco Viejo de Corralejo continúa presentando en el Juzgado procedimientos judiciales declarativos de dominio a la espera de que, pronto, se concreten el día y la hora para sentar en el banquillo a todos los acusados de formar parte de la trama urbanística que se ha desarrollado en el Casco Viejo de Corralejo.

“Estamos en la esperanza de que paguen por todo el daño, moral y económico, ya que han hecho gastar un dineral a estos pobres indefensos”, manifestaba el portavoz del Comité, Miguel Socorro, en una entrevista este miércoles en Radio Insular donde desveló que ya ha concluido la fase de instrucción “y se han presentado los escritos de acusación, en los que se solicitan penas de cárcel para todos los que han intervendido”, explicó.

A día de hoy, se han conseguido 117 resoluciones judiciales favorables “pero nos quedan 40 inmuebles para los que buscar una solución”, apuntó Gregorio Benítez quien, mano a mano con Miguel, lleva 18 años luchando en los tribunales para constatar que las viviendas son de los viejitos.

Próxima construcción: 12 viviendas

El inicio de la contienda se produjo en 2003 cuando un cartel ocupó la finca del señor Sandalio anunciando la próxima construcción de 12 viviendas.

Constataron así que los rumores que circulaban hacía tiempo  por el pueblo eran realidad y que había una trama urbanística tratando de hacer negocio con sus casas.

Una red de empresas entrelazadas que comenzó a tejerse dos años antes cuando los acusados lograron 65 segregaciones de finca por silencio administrativo ya que el Ayuntamiento de La Oliva no se pronunció ante la solicitud. “Solo consiguieron una licencia por la vía reglamentaria”, denunciaron.

Con la aprobación derivada del silencio, “fueron a notario, elevaron a escritura pública, lo llevaron al Registro…y a partir de ahí comenzaron a comprar y a vender. No nos enteramos de nada hasta 2003, reconocieron.

En una de las propiedades de 200 metros iban a tirar la casa y a hacer tres locales, un sótano y 12 viviendas, “imagínese el pelotazo económico que iban a pegar”.

A partir de ahí, Migue y Goyo optaron por la vía judicial donde han demostrado que las casas son de los vecinos.

“Presentamos documentos que son, incluso, del año 30…el problema era que las propiedades no aparecían en el Registro, que estaba en Lanzarote”, por lo que no era habitual cumplir con el trámite. “No se pensaba en un futuro, se pensaba en el presente, en sobrevivir…ir al Registro de Propiedad en Arrecife era problemático”, evidenció Benítez.  

Aunque la situación era muy grave cuando se descubrió la trama, “por fortuna, les hemos parado a tiempo porque ellos buscaban la figura del tercero hipotecario de buena fe y les hemos fastidiado su estrategia”.

Así, han logrado tumbar las sociedades fantasma “creadas para hacer daño a un pueblo, hemos tumbado al imperio bancario que tenían conocimiento perfecto y al final, los viejitos están registrando sus propiedades”.

Muchos viejitos ya no están

Después de 18 años, lamentan que muchos viejitos ya no estén; “esto nos destroza pero también nos da fuerza para seguir en la lucha hasta el final…No vamos a descansar hasta que esta gente se lleve su merecido”.

En este punto tuvieron duras palabras contra Jiménez del Valle, uno de los principales artífices de la trama y vecino del pueblo durante 40 años, que no dudó a la hora de infligir este daño a sus vecinos y todavía hoy pasea por las calles de Corralejo. 

No se puede borrar la historia de un pueblo, las casas que dieron lugar al pueblo, concluyeron.

Miguel Socorro: “El hacha de guerra sigue levantada hasta que los culpables paguen por...
Comentarios