jueves 20/1/22

El histórico referente de Coalición Canaria y Asamblea Majorera, y uno de los primeros consejeros del Cabildo de Fuerteventura en la etapa democrática, Miguel Ángel Graffigna, comienza el año haciendo balance y asegurando que le gustaría “que desapareciera esta crispación en la que está montada la política en Fuerteventura de manera, en muchos casos, vergonzosa”

Así lo declaraba este viernes, en una entrevista en Radio Insular, donde explicó las razones que le llevaron a integrar el grupo de los no adscritos en el Ayuntamiento de Pájara y pasar a la oposición desde donde quiere, aseguró, fiscalizar, de forma leal, la labor que realiza la corporación. “Cuando no podrá haber una oposición leal es cuando usted no tiene herramientas de ningún tipo para fiscalizar,  a lo que está obligado su cargo como concejal del Ayuntamiento”.

Con estas palabras, Graffigna se dirigió al alcalde de Pájara, Pedro Armas, a quien acusa de falta de transparencia en la gestión y  de “llevar un Ayuntamiento paralelo”. Aquí explicó que en temas importantes, como el paso del concejal Berdullas al grupo de no adscritos o el campeonato de kitefoil, insistió, “el señor alcalde no acepta los informes del secretario y externaliza esos informes”.

En este punto, le advirtió, “que tenga cuidadito con eso, un secretario municipal es la máxima autoridad jurídica que tiene el Ayuntamiento” y destacó que ya ha habido condenas por prevaricación administrativa contra regidores “.

Crónica de una muerte anunciada

Son decisiones que, añadidas a las desavenencias existentes entre el ex alcalde y el regidor actual, llevaron a Graffigna a abandonar el grupo de gobierno el pasado mes de septiembre.

Fue la crónica de una muerte anunciada, como había presagiado el propio edil en el momento en el que el presidente nacional y el presidente insular de CC, Fernando Clavijo y Mario Cabrera, le convencieron para replicar el pacto insular en el sur que motivó un nuevo cambio en la corporación y la vuelta de los nacionalistas al gobierno local, pero sin el bastón de mando ostentado por Graffigna al comienzo de la legislatura.

Entonces el edil mostró sus reticencias al nuevo acuerdo que antepone “los intereses del pacto al del municipio” y, puso su acta encima de la mesa al tiempo que mostró su voluntad de seguir trabajando por el partido.

Sin embargo, medio año después, abandonó también las filas de Coalición Canaria pero, esta vez, manteniendo su acta.

Una decisión, confesó, motivada por no obtener “ningún apoyo por parte del partido en varias decisiones que ha tomado el alcalde contra mi persona y cuando observo estas decisiones que está adoptando el Ayuntamiento de Pájara y que son lesivas, y contra las que pienso seguir luchando hasta que acabe la legislatura”. Decisiones, aseveró, que se toman “en una connivencia manifiesta” con sus socios de gobierno.

Ahora, desde la oposición, quiere fiscalizar, de forma leal, la labor que realiza la corporación que, de momento, no se lo está poniendo fácil, según aseveró.

El histórico nacionalista no escondió los encuentros que mantiene con  representantes de otras formaciones políticas aunque, de cara al futuro, reveló que no tiene ninguna intención de participar en política aunque la vida, da muchos cambios, concluyó.

Miguel Ángel Graffigna: “Me gustaría que desapareciera esta crispación en la que está...