martes. 27.09.2022

La mala relación entre dos estudiantes de un centro educativo de Puerto del Rosario se ha evidenciado en redes sociales como Instagram durante tiempo hasta que, aprovechando el tiempo de recreo entre clases, una alumna agredió a otra de forma muy agresiva cogiéndole del pelo, golpeándola y arrastrándola al suelo donde continuaron los golpes.

Imágenes que fueron captadas por una cámara y, posteriormente, difundidas por medio de whatsapp y de Instagram donde se llegó a publicar el vídeo.

Desde la dirección del centro se actuó, desde el primer momento, con contundencia y, atendiendo al decreto de convivencia 114/2011, se privó del derecho de asistencia al centro a la agresora, durante una semana, y se trató con la alumna agredida para ayudarle a superar la situación dolorosa y vergonzosa.

Tras constatar, además, la existencia de la grabación y su difusión, el equipo directivo decidió también expulsar a seis alumnos más, también de forma temporal, por la constitución de delito.

El decreto de convivencia determina qué hacer y cómo actuar en estos casos y recoge, además, los servicios de atención al alumnado como el de mediación, la acogida o el tratamiento al estudiante que no sabe cómo gestionar los conflictos.

Desde el centro se ha solicitado, asimismo, la colaboración de la Policía Nacional para que ofrezca charlas informativas sobre los peligros de internet, la grabación de imágenes a menores y la responsabilidad penal.

Siete alumnos expulsados por grabar y difundir el video de una agresión en un centro...
Comentarios