martes. 27.09.2022

👉    Entrevista completa realizada por David Rodríguez para Sur FM  https://fb.watch/6c9cl9ZSPW/

 

“Queremos coexistir con los animales de Cofete y con las plantas de Cofete”. Es el mensaje que lanza la asociación vecinal El Caserío, de Cofete, para reclamar “que el poblado sea reconocido como lo que es, un poblado de más de 200 años que está en medio de un Parque Natural que es posterior al poblado”.

Así lo explicaron, en una entrevista realizada por David en Sur FM, Chicho Nero y Bienvenida Díaz, integrantes de la asociación vecinal El Caserío, consitituida en 2013. Recogen el testigo de las reclamaciones que llevan realizando desde hace décadas las familias del lugar, subrayó Nero.

Recuerdan que hay escritos de principios del siglo XIX  que reconocen que anteriormente a ese momento, ya existía el conjunto de viviendas. Fue el primer asentamiento del sur de Fuerteventura;  un lugar tranquilo, pacífico donde también se vivían las hambrunas.

Los más mayores recuerdan que las cosas comenzaron a cambiar con la llegada de Gustav Winther.  Un ingeniero alemán al que las leyendas sitúan como un colaborador  nazi que operaría en la zona al amparo del cobijo del régimen imperante.

Prácticamente todos los vecinos contribuyeron a la construcción de la majestuosa casa Winther  que algunos, todavía aseguran, sirvió de base de aprovisionamiento de la flota nazi de submarinos.

Las leyendas proliferan en este sentido y también la imaginación, lo que tienen claro los habitantes del lugar es que se vieron obligados a trabajar para el alemán “por imposición”.

Este hecho hizo que el poblado entrara en decadencia y que, muchos, dejaran sus viviendas y se trasladaran a Morro Jable. Pero hace unos 40 años, los vecinos comenzaron a volver al poblado y a reconstruir sus casas.

Años más tarde, tras la incorporación de España en la Unión Europea,  en el año 1986, muchas zonas del territorio fueron declaradas Zonas de Especial Protección para las AVES. También Cofete se convirtió en zona ZEPA, y en Parque Natural y en otras distinciones ambientales de gran valor que  hay que preservar.

Con la protección, llegaron las multas. Algunas descomunales, reconocen los vecinos. En esta situación, piden por un lado un “reconocimiento jurídico” y que se catalogue como poblado la treintena de viviendas que sigue en pie,  a través del PIOF “para que podamos coexistir con los animales de Cofete y la fauna de Cofete”.

Piden también tener un plan de Uso y Gestión del Parque, pedagogía ambiental para cumplir con las exigencias que marca, y así respetar el entorno porque “somos los primeros interesados en preservar Cofete como Parque Natural”, concluyeron.

Bienvenida Díaz: “Somos los primeros interesados en preservar Cofete como Parque Natural”
Comentarios