domingo 28/11/21

La Plataforma Salvar El Cotillo, la Coordinadora Montaña Tindaya y AGONANE- Ecologistas en Acción Fuerteventura  advirtieron al presidente del Cabildo, Sergio Lloret, en unas alegaciones sobre "la falta de coherencia y gestión de estos espacios que se están convirtiendo en lugares donde hacer competiciones de todo tipo, en contra de los objetivos de conservación de dichos espacios naturales por los que fueron declarados".

El asunto, la Ordenanza Insular reguladora de la circulación de quads, buggies, motos trial, enduro o cross y vehículos de naturaleza análoga en los espacios naturales protegidos y en las áreas incluidas en la Red Natura 2000 y en otros senderos es "una vuelta al pasado",  y en detrimento de la conservación de dichos espacios.

Mientras se inicia la Cumbre de Cambio Climático y el Secretario de Naciones Unidas, António Guterres dice “Basta ya de tratar a la naturaleza como un váter”, en Fuerteventura se permite carreras de rallys con vehículos a motor por los espacios protegidos financiadas por las administración insular y el ayuntamiento de La Oliva como sucedió en 2020 con una subvención de casi 25.000 € para un rally a realizar en espacio natural, mientras las medidas de vigilancia y medidas ambientales están ausentes en toda la isla y más si cabe en los espacios naturales protegidos.

Para los ecologistas la Modificación de la Ordenanza Insular de la Red Oficial de Rutas en el Medio Natural de Fuerteventura es un disparate por lo que supone posibilitar estos graves e impactantes eventos deportivos por espacios Red Natura, mientras abandona a su suerte todo plan de conservación y de gestión de la biodiversidad majorera.

El Cabildo Insular de Fuerteventura "incumple" con su obligación de proteger el lugar identificado como ZEPA ES0000348 (Costa del Norte de Fuerteventura) y ZEPA ES0000101 ( Lajares, Esquinzo y costa de Jarubio) al no haber adoptado medidas de protección apropiadas para mantener las características ecológicas conforme a la interpretación de la Directiva 92/43 dada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en los casos Bund Naturschutz in Bayern y otros, C- 244/ 05, Dragaggi y otros, C-117/03.

No se puede seguir obviando, insisten, " la obligación de conservar estos espacios de Red Natura y las especies en peligro de extinción que atesoran. Por todo lo anterior, a parte de constatarse una inseguridad jurídica manifiesta donde la impunidad es un hábito mucho más que una excepción, se está vulnerado la obligación legal existente de evaluar las consecuencias que pueda tener la realización de cualquier actividad sobre los valores que justificaron la inclusión de los distintos territorios en la Red Natura 2000, tal como además recoge como requisito el artículo 6.2, 6.3 y 2 6.4 de la Directiva 92/43/CEE, así como la adecuación de su planeamiento de gestión y ordenación a dichas directivas.

Recuerdan los colectivos firmantes que en Fuerteventura todavía existen varias causas abiertas en la Unión Europea por incumplimiento de la legislación ambiental y que "seguir vulnerando la legislación puede poner en peligro las ayudas que España obtiene de la CEE así como cuantiosas multas por su incumplimiento y que al final abonará la sociedad mientras los responsables de dicha desidia no tendrá que pagar por su continua inoperancia".

Se infringe, por tanto, continúan, la siguiente normativa:

• Artículos 6. 6.2, 6.3,6.4 y art. 7 de la Directiva 92/42/CEE relativa a la conservación de hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres

• Artículos 4.4 de la Directiva 79/ 409/ CEE relativa a la conservación de Aves silvestres

Para los ecologistas resulta "completamente incoherente por parte del Cabildo Insular de Fuerteventura querer ahora modificar las ordenanzas para permitir la circulación de estos vehículos en RED NATURA, mientras sigue sin adecuar a la legislación vigente los planes de ordenación y de gestión de estos espacios naturales.

El régimen de protección preventiva implica que el Cabildo Insular de Fuerteventura no puede autorizar este tipo de actividades que pueden alterar significativamente la conservación de un lugar identificado como Red Natura 200, destacan. La Avutarda Hubara así como otras aves esteparias, como el Corredor sahariano, la Ganga Ortega y el alcaraván están "gravemente afectadas por la actividad humana en estas áreas que deberían mantener absoluta tranquilidad y evitar completamente el ruido".

Esta alteración y deterioro ambiental continua. recalcan, viene avalada por estudios científicos de SEO Bird Life y los propios informes del experto del grupo de aves esteparias de la UICN – Joachim Hellmich- de 2012 que forma parte de la bibliografía del Cabildo Insular de Fuerteventura.

Además de avalar estas recomendaciones el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Alberto Ucero, que realiza su doctorado, sobre la Hubara canaria.

Por otra parte, AGONANE solicitó los expedientes anteriores que justifican jurídicamente las autorizaciones realizadas de los eventos deportivos anteriores que afectaron a las ZEPAS de Red Natura 2000. Estos eventos deportivos además suelen atravesar el Charco de Bristol, una zona húmeda con una alta fragilidad, y que es continuamente maltratada a pesar de ser un hábitat prioritario.

Por todo lo expuesto se solicitó al Cabildo la suspensión cautelar de la normativa aprobada, para proceder a su modificaicón y en cumplimiento de la legislación se excluya a las zonas ZEPAS, como áreas aptas para ese tipo de actividad.

Colectivos ecologistas denuncian la utilización de la Red Natura como "circuitos de...
Comentarios