domingo. 23.06.2024

La Asociación de Empresarios Turísticos de Fuerteventura (Asofuer); la Federación Turística de Lanzarote (FTL); la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), y la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) celebran y aplauden la resolución favorable de la autorización para la renovación del hotel RIU Oliva Beach de Corralejo, en la isla de Fuerteventura, por ser un acto de justicia y por la relevancia socioeconómica para el mantenimiento de la actividad productiva y el empleo en el norte de la isla majorera. Esta autorización, subrayan las patronales turísticas, se produce con pleno respeto a las medidas de protección medioambiental y cuidado en las actuaciones en el litoral, dada la plena legalidad urbanística de dicho inmueble por la concesión administrativa en vigor, renovada por el Gobierno central en el año 2016.

La concesión de la autorización para la renovación del Oliva Beach, acordada por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, se produce en el marco normativo actual, tras la transferencia de las competencias de Costas desde la Administración central a la Comunidad Autónoma de Canarias desde el pasado 1 de enero de 2023. Las asociaciones turísticas quieren, en ese aspecto, aplaudir la actuación en este asunto del presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, así como el desempeño técnico realizado desde el departamento citado del Ejecutivo autonómico, liderado por el consejero José Antonio Valbuena, y el apoyo constante recibido de los sindicatos, trabajadores y colectivos sociales. Con ello queda acreditado que la transferencia de las competencias sobre Costas inicia el camino para el desempeño del autogobierno en mayoría de edad para la Administración autonómica en esta materia, con pleno respeto a la legislación estatal que regula las actuaciones sobre el litoral, como ocurre en el caso del RIU Oliva Beach.

Esta felicitación por la concesión de la autorización es extensible a los trabajadores del Oliva Beach y sus familias, así como a su comité de empresa, sindicatos representados y plataformas ciudadanas que han peleado por una solución legal y justa para el hotel, que solo podía venir mediante la resolución favorable a una reforma del inmueble en aras a garantizar la calidad de sus servicios y su condición puntera en el turismo de la isla majorera. El otorgamiento de la autorización al establecimiento es, por tanto, un gran éxito para las reivindicaciones sociales, laborales y económicas de los sindicatos mayoritarios del sector en la isla, Intersindical Canarias, UGT y CCOO, que han abanderado su defensa desde el primer momento, así como para la asociación popular ‘Salvar el Oliva Beach’, una buena noticia que dará más puestos de trabajo a la zona norte de la isla, y que dinamizará la economía insular en su conjunto.

Por supuesto, la relevancia socioeconómica de la renovación de dicha instalación hotelera es indudable, tanto para el municipio de La Oliva como para la isla de Fuerteventura en su conjunto. Y a su vez la mejora de la oferta turística en Fuerteventura refuerza al turismo de Canarias en su conjunto, subrayan las patronales del sector.

Puestos de trabajo

El proyecto de reforma contempla una modernización de instalaciones que devolverá la competitividad de dicha instalación y permitirá mejorar los estándares de calidad en el servicio de un complejo hotelero cuya media de ocupación supera el 80%, con 400 puestos de trabajo directos y una incidencia muy relevante sobre la actividad económica en el norte de la isla majorera. Por ello, un horizonte de tranquilidad respecto al futuro del Oliva Beach constituye a su vez una excelente noticia para centenares de familias de Fuerteventura, que han expresado durante los últimos años su criterio claramente favorable a la continuidad de la actividad con pleno respeto a la normativa y en condiciones de calidad suficientes para garantizar los puestos de trabajo.

Las asociaciones turísticas recuerdan que dicha licencia supone la culminación al trabajo de seis años, los que han esperado los trabajadores del hotel en un contexto de incertidumbre acrecentada por algunas actuaciones del Ministerio de Transición Ecológica, poco acordes con la propia normativa actual sobre Costas y los títulos otorgados por ese mismo departamento en el año 2016.

Finalmente, los empresarios recuerdan que el nuevo Oliva Beach será una instalación no sólo más competitiva en el mercado turístico, sino que también reforzará las actuaciones tendentes a garantizar la compatibilidad ambiental entre la actividad hotelera y el entorno en el que se encuentra, en zona de dominio público marítimo-terrestre pero fuera del ámbito físico del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Por tanto, es una buena decisión para el empleo, pero también para la sostenibilidad social y ambiental del norte de Fuerteventura, cuestión que sin duda ha tenido en cuenta el Gobierno de Canarias en el trámite y resolución favorable de la autorización de renovación.

Luz verde a la renovación del Riu Oliva Beach
Comentarios