viernes. 27.01.2023

Aleros de los techos que se han oxidado y el viento los ha arrancado, zonas enteras donde el techo se ha caído, agujeros en el piso de las pasarelas (fingers) que se han abierto, “por donde pasa un niño, y se le pone una chapa y se tapa con la moqueta”. Se cayó también una sección de los cristales de la terminal, faltan bombillas para la pista “son las bombillas especiales que se usan en el balizamiento de la pista. Si faltan bombillas, hay que cerrar el aeropuerto”. Hay también operarios de Handling atendiendo el último vuelo que llega sobre las 22:25h. Las luces se apagan a las 22:30h “y tienes a los empleados trabajando en el avión y alumbrando con los faros de los coches”.

Son solo algunas de las numerosas deficiencias que presenta el aeropuerto del Fuerteventura, según denunciaron este miércoles, Javier López Dufour, delegado sindical de CCOO en el aeropuerto, Francisco Chacón García, miembro de la sección sindical de Comisiones Obreras, y Antonio Callau Quintero, miembro de la Coordinadora Estatal del sector del Handling aéreo, en una entrevista en Radio Insular donde destacaron el mal estado de esta importante infraestructura.

En sus críticas fueron mucho más allá y pusieron de relevancia la falta de limpieza en todo el aeródromo. “Está fatal”, recalcaron, las cristaleras no se limpian desde hace años, al igual que les ocurre a las rejillas de los ventiladores y a muchas otras zonas porque las empresas adjudicatarias de los servicios mantienen las plantillas asumiendo más carga de trabajo.

Al aeropuerto le falta un turno completo de personal, explicaron, “hay cuatro turnos y tendría que tener cinco”.  En esta situación, “hay empleados que hacen más de 80 horas extra al año que se les abona pero no se les da días libres por falta de personal”.

La precariedad de los trabajadores es de tal magnitud “que hay empleados que están eventuales desde 2001, llevan 21 años como trabajadores eventuales”. Tampoco se respetan los días de descanso ni los turnos de media jornada “y si no lo coges, no te vuelven a llamar”.

El aeropuerto está mucho peor de lo que se pueda imaginar, insistían, y la culpa la tienen los políticos y la dirección de AENA. Para los denunciantes, el aeródromo de Fuerteventura “es una escuela de directores”. Va cambiando la Dirección pero la situación no mejora. Otro tanto sucede con los dirigentes políticos majoreros, subrayaron.

En cuestión de seguridad, las cosas tampoco están mejor. La asistencia médica es de solo unas horas al día y no siempre. 

En tiempos de Covid, y a falta de aire acondicionado, “han puesto unos ventiladores en los mostradores de facturación que lo que hacen es propagar el virus”, lamentan.

Y en cuanto a los nuevos vehículos que conforman el parque de bomberos hay que decir “que son los camiones de bomberos viejos de Tenerife que los han trasladado aquí”, concluyeron.

Trabajadores de AENA: “Las infraestructuras del aeropuerto se están cayendo a pedazos”
Comentarios